camosa@camosa.com

CAMOSA

TODO COMENZÓ POR UN SOBRENOMBRE DURANTE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Cuando los Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial, miles de camiones Mack de la serie AC, fueron enviados al frente de batalla. Los camiones cargados de tropas inglesas se atascaban en el fango, pero no se detenían ante nada.

Siendo su resistencia, tenacidad y forma de su capó, los motivos por los cuales los militares británicos comenzaron a llamarlos ¨Bulldog¨, en alusión a esta raza de perros, caracterizados por su apariencia dominante, fuerte y por poseer una nariz chata.

En 1922, Mack, institucionalizo aquel apodo inglés, apareciendo por primera vez la imagen del perro Bulldog en una placa de acero atornillada al costado de los camiones Mack, en el modelo AB de ese mismo año.

Finalmente, el Bulldog se montó en el capó del Mack, diez años después (1932), en medio del boom de la construcción en los Estados Unidos.